Usar un lago congelado como aparcamiento no es una buena idea

Coches aparcados en un lago congelado

Lo mires por donde lo mires, no es una buena idea. Y es que como bien mencionados en el titular de más arriba, el usar un lago congelado como aparcamiento, es algo muy temerario. Pero, ¿Qué podría salir mal? Pues te traemos un ejemplo gráfico de lo que puede ocurrir si algún día te animas a aventurarte con tu automóvil en un lago congelado sin las debidas precauciones.

En concreto, tenemos que trasladarnos al lago Geneva, situado en Wisconsin (Estados Unidos). Un lago helado en el que había aparcados una gran cantidad de vehículos. ¿Qué ha ocurrido? Pues lo que tenía que ocurrir. El hielo ha terminado cediendo y un total de 21 coches se han visto se han visto dañados por el agua helada. Ahora bien, ¿Qué se pensaban los propietarios de estos vehículos que ocurriría? Muchos lo denominan «selección natural».

Por lo visto y según los medios locales, muchos conductores optaron por dejar el coche en este lago helado debido a que el aparcamiento cercano al mismo estaba lleno. Por suerte, los coches fueron rápidamente remolcados a tierra firme y no hubo heridos. Estoy seguro de que los afectados han aprendido la lección y la próxima vez preferirán aparcar en un sitio acondicionado aunque tengan que andar unos minutos para llegar a su destino.

Coches semi-hundidos en un lago congelado

¿Es habitual aparcar en lagos congelados? En realidad no es algo habitual, especialmente en regiones en las que la mayor parte del año el lago no se encuentra helado. Evidentemente, hay algunas regiones del planeta (las más situadas al norte) en las que la media de temperatura anual es tan baja que, en muchas ocasiones, se utilizan estos lugares para algunas cuestiones, entre las que podemos encontrar aparcar vehículos. Si bien y como digo, no es lo habitual.

Fuente: Telegraph