Tener un LaFerrari y vivir al límite

Ferrari LaFerrari en la factoría de Pagani

No son pocas las veces que nos tenemos que hacer eco de diferentes accidentes en los que se han visto involucrados superdeportivos tan exclusivos cuyas tiradas de producción no llegan a las mil unidades y cada una de ellas cuesta varios millones de euros. Un claro ejemplo es el Ferrari LaFerrari. Un superdeportivo que ha generado muchísima expectación desde que fuera introducido por los chicos de Maranello.

Pero, ¿Por qué digo esto? Solamente echa un vistazo al vídeo de más abajo y verás a lo que me refiero. En dicho vídeo podemos ver un LaFerrari siendo conducido al límite y en varias de las escenas estoy seguro de que apretarás los dientes pensando de que puede acabar empotrado con alguno de los otros vehículos que circulan por la calzada o con alguno de los coches estacionados.

Y para añadir un toque de picante al vídeo, hay que señalar que ha sido grabado en la factoría de Pagani en Italia. La cuna de unos de los superdeportivos más exclusivos y caros del mundo tales como el Pagani Huayra o Zonda. Estoy seguro de que te habrá impresionado ver la frialdad con la que el conductor del LaFerrari controla a la bestia que se esconde en las entrañas de dicho modelo.

Recordemos que el Ferrari LaFerrari está propulsado por un sistema híbrido compuesto por un motor V12 de 800 CV y 700 Nm así como un motor eléctrico de 163 CV y 270 Nm respectivamente. De manera combinada, el sistema arroja una potencia de 963 CV respectivamente. Además, y de manera temporal, se puede hacer uso del sistema HY-KERS, una tecnología derivada directamente de la usada en la Fórmula 1.

El sistema está asociado a una caja de cambios DCT de siete velocidades. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 350 km/h. Tiene un peso de 1.255 kilogramos con una distribución de 41/59.